DestacadoMaternidad

¿Y qué debo llevar al hospital para dar a luz?

Cuando te quedas embarazada y empiezas a indagar un poquito en el mundo de la maternidad, todo te suena a chino. O al menos a mí me pasaba. Imagino que aquellas  futuras mamás que tienen hermanas, primas, amigas, etc. que están pasando o han pasado por lo mismo estarán más duchas en el tema de lo que lo que estaba yo porque, desde luego, me sentía como un pulpo en un garaje.

Una de las cosas que más me rondaban la cabeza era el tema de qué necesita un bebé recién nacido. Sí, está claro: pañales, toallitas, bodies, pijamitas… Más o menos todo te suena pero… ¿y qué tallas? ¿Dónde lo compras? ¿Cuántas unidades de cada? Lo dicho… ¡un pulpo en un garaje!

Dejando el tema de “su primer fondo de armario” para otra ocasión (que trae cola) me voy a centrar en lo que hace falta (según mi opinión, claro) para ir al hospital. Porque oiréis muchas veces cosas como: “pues a mí me dieron todo en el hospital” o, por el contrario, “mi cuñada tuvo que llevar hasta las compresas”.

Pues bien, resulta que lo primero que hay que tener claro es si vas a dar a luz en la Seguridad Social o en el privado, porque de esto dependerá que necesites unas cosas u otras (de ahí las diferentes opiniones de distintas fuentes que decía arriba).

Dar a luz en la Seguridad Social

Si das a luz en un hospital público tanto el bebé como la mamá tienen cubiertas todas las necesidades básicas así que no tendrás más que llevar el neceser con tus cosas personales y la ropa para salir del hospital ambos. Al bebé le pondrán su gorrito nada más nacer junto con el conjunto del hospital y sus pañalitos y durante los días de estancia tendrá todo lo que necesite. La mamá podrá disponer de bragas de usar y tirar, compresas, discos de lactancia… todo lo necesario. Pero, como os habréis fijado, hablo de “necesidades”, no de “comodidades”. Y es que, a todas nos gusta tener nuestras propias cosas que, además, en un momento así te hará sentirte un poco mejor.

Por ejemplo, yo recomendaría pasar de las bragas de usar y tirar (que son lo más incómodo del mundo) y me llevaría unos cuantos packs de bragas corrientes (léase baratas) 100% algodón y que puedes encontrar en sitios como Primark (¡ojo! Hay premio para la que haya conseguido no hacer el panoli y marcharse a casa con un pack de bragas de cuello alto por no haber elegido bien el modelo). Luego te deshaces de ellas y punto. Vamos, que las utilizas como si fueran de usar y tirar.

También hay madres (que van a dar el pecho) que prefieren llevarse camisones de lactancia “monos”. Cuando estás en el paritorio tu camisón se cierra por atrás pero cuando el bebé ya ha nacido te ponen uno que puedes desabrochar por delante para dar el pecho y favorecedor, lo que se dice favorecedor… aunque tampoco estás tú para esas cosas.

Si apuestas por la lactancia, debes llevar (además del neceser personal y, si quieres, las braguitas de algodón que os contaba) un par de sujetadores especiales para ello. Y en este aspecto también es importante saber que hay salas de lactancia para poder sacarse leche y la puedes almacenar allí mismo (esto solo en caso de que lo necesites porque por ejemplo el bebé no se enganche aún o necesites estimular la subida de leche).

¡Ah! Y por último, unas zapatillas. Intenta que sean cómodas y ponibles porque seguramente dos años después las sigas usando, como hago yo, aunque estén más bien para ir derechitas al archivo vertical pero… ¿quién puede deshacerse de un recuerdo así?

Dar a luz en un centro privado

Si vas a dar a luz en el privado (o, al menos, piensas que lo vas a hacer, como me pasó a mí que lo creí hasta que Alfonso decidió nacer en la semana 35+0 y, al menos, en el Centro Médico de Asturias si te pones de parto antes de la semana 36+0 te derivan al hospital público) deberás llevar una maleta, en resumidas cuentas, como si te fueras a pasar un fin de semana a un hotel:

Para la mamá

Camisón o pijama de lactancia

Bata

Zapatillas

Sujetadores de lactancia

Discos de lactancia (para mí los mejores con diferencia los de la marca Tigex)

Bragas de algodón para usar y tirar (las desechables tipo red ya sean bikini o culotte son incomodísimas, aunque si lo prefieres, puedes llevarlas… ¡faltaría más!)

Compresas postparto (que sean con alas, aunque los primeros días necesitarás algo más grande)

Neceser de aseo personal

Extractor de leche (esto es opcional porque a veces te pueden dejar uno en el centro y otras veces no, y además no tienes por qué necesitarlo. De esto hablaré también en otro post).

Para el bebé

Un par de gorritos y un par de manoplitas para que no se arañe (aunque seguramente ni se las pongas)

Tres bodies por día

Dos pijamas por día (a veces tienen un dobladillo que hace las veces de manopla)

Pañales de recién nacido (elegir siempre la talla más “justita” para que no se salga nada)

Cremita para el culete (las mejores –según el jefe de pediatría que nos atendió a nosotros- son las que contienen zinc y almidón de maíz)

Cremita corporal para después del baño (que se puede hacer tan solo con agua)

Lima de uñas especial (ideal porque al principio están muy pegadas a la piel y es fácil hacerles heriditas con las tijeras. Estas, mejor, a partir de las tres semanas)

Esponja natural para limpiarle el culete. Incluso sirve unas gasita que se compran en la farmacia y se llaman de “tejido sin tejer” con agua templada. Toallitas… ¡nada!

Una toalla de bebé (de esas que son como una capa que les tapa también la cabecita)

Toquilla calentita si es invierno o una muselina si es verano. Todo depende del sitio y la época.

El modelinchi para salir del hospital

Esta maleta del hospital se suele llevar en lo que oficialmente se conoce como una “bolsa de maternidad” (otro de esos términos que te acabas aprendiendo) y que se puede comprar en múltiples sitios: Tuc-Tuc, Prénatal, Zara home, Pasito a Pasito, El Corte inglés… y también en superficies comerciales como Carrefour. ¿Los precios? Pues varían tanto como los modelos que hay. La mía creo recordar que es de una gran superficie y me costó unos 25€. Eso ya depende de lo que cada uno se quiera gastar.

¡Ah! Suelen llevar unos corchetes que te permiten sujetarla a la barra del carricoche y luego acaba siendo la bolsa/maleta del bebé cuando necesitas llevar un poco de equipaje extra, aunque solo sea para pasar unas horas fuera de casa.

 

 

Show More

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Once + diecisiete =

Ver también

Close
Close