Belleza y cuidadosDe la mamáIdeas prácticas

Trucos de belleza para mamás con poco tiempo

Trucos de belleza para mamás con poco tiempo o lo que es lo mismo: trucos de belleza para mamás (porque pocas conozco que dispongan de mucho tiempo para sí mismas).

Como si fuese un buen propósito para el nuevo año, yo creo que todas las semanas me propongo dedicarme un poco más de tiempo a mí misma, renovar armario, ir a la peluquería, hacerme las uñas… y al final, siempre queda en eso, en un propósito que, rara vez, consigo cumplir, entre otras cosas porque no soy capaz de “rascar” tiempo. La verdad es que reconozco que trabajo bastante y el tiempo libre que me queda me gusta pasarlo con mis chicos, así que muy pocas veces encuentro un buen momento para dejar de estar con ellos y dedicarlo a otras cosas.

Pero sí es verdad que con lo de ser madre desarrollas un sexto, séptimo y hasta octavo sentido. Una nueva forma de vivir o mejor dicho… ¡de sobrevivir! Aprendes a concentrarte aunque “alguien” esté martilleando a tu lado un tornillo de plástico o jugando con un taladro (de juguete, obviamente) a cambiar la rueda de un coche. Antes necesitabas una tremenda logística para desempeñar cualquier tarea –ya sea laboral o personal- y ahora, cada vez necesitas menos recursos para hacer lo que se te ponga por delante. Con un “poco” de organización y robándole horas al sueño, al menos yo, creo que soy capaz de hacer muchas más cosas de las que hacía antes.

Por otro lado he de reconocer que a mí lo de robarle horas al sueño siempre me ha costado bastante y ese motivo es uno de los culpables de que muchas veces esos propósitos de los que hablaba antes se queden en proyectos sin cumplir (léase: mañana me levanto media hora antes y me pinto las uñas; me lavo el pelo por la noche y me paso la plancha…)

Por ello, cualquier truco de belleza que sea práctico y me ayude a rentabilizar el tiempo… ¡me encanta! Y como últimamente he descubierto muchos de esos “trucos para mamás con poco tiempo”, los comparto aquí con vosotras:

Champú seco

Creo que este ha sido el último descubrimiento, cortesía de mi cuñada Ana. Yo me lavo el pelo un día sí y uno no, pero el que me toca lavar, si por cualquier motivo se me ha hecho tarde y no me da tiempo, tengo que hacer algo porque aunque se ve que el pelo no está sucio, sí está más apelmazado que recién lavado y este es un truco perfecto.

Se trata de una especie de talco en spray que te aplicas en las raíces y dejas actuar, por ejemplo, mientras te maquillas o te lavas los dientes. Lo mejor es echarlo en la raíz, separando en rayas paralelas como cuando te hacen las raíces, y basta con dejarlo unos minutos. Después tan solo hay que frotar, cepillar o pasarte una toalla para “desempolvar” y… ¡listo! El resultado es una raíz sin grasa, sin estar apelmazada y con volumen.

Hay muchísimas marcas y se puede comprar en El Corte Inglés por ejemplo, pero yo uso el que me recomendó mi cuñada que ha probado un montón (porque también los hay hasta para rubias o morenas). Como ya hizo ella el trabajo de investigación, no me complico y sigo su ejemplo. Es de la marca Batiste y se puede encontrar en centros especializados pero también en Primark (sí, sí, en Primark) a un precio de 3€.

Manicura permanente o semipermanente

Qué bonitas son las manos bien cuidadas y qué buena imagen dan, ¿verdad? Lo malo es que hay que encontrar tiempo bien para hacerlas en casa (para lo que además has de tener cierta destreza) o bien para ir a un centro a hacerte la manicura. Por eso, la manicura permanente o semipermanente puede ser la solución.

Ambos buscan que dure en el tiempo (obviamente, la uña crece, por lo que no puede ser eterna, aunque el esmalte esté intacto). El permanente actúa directamente sobre la uña natural y el semipermanente no, digamos que hace una capa sobre la uña y actúa sobre esta. Por eso a mí, personalmente me gusta más el semi.

En ambos casos deberías quitártelo en el sitio donde te lo han puesto ya que ninguno se cae aplicando simplemente acetona. Ten en cuenta que el permanente ha actuado sobre tu uña así que si andas intentando levantarlo a trocitos te puedes hacer alguna lesión. En un momento dado, el semi, te lo podrías quitar en casa si lijas un poquito el esmalte para que penetre la acetona (que ha de ser pura) y proteges previamente la piel con vaselina. Pero vamos, que yo prefiero que me lo quiten en el mismo sitio.

En cuanto a precio, depende del sitio, pero más o menos a partir de 15€

Retoque de canas “entre tintes”

Yo odio tener que teñirme el pelo pero tengo canas y no me gustan, así que no me queda más remedio. Suelo ir una vez al mes a la peluquería y allí me ponen un baño de color (aún resisto en esta fase y no necesito usar un tinte) pero reconozco que hay meses que esa semana se me complica y tengo que esperar a la siguiente o que simplemente lo alargo a voluntad porque quiero cuadrar con unas vacaciones o cualquier otro evento. Para este momento “entre tintes” hay un producto en el mercado que es un spray difusor que retoca las canas y que se cae con el lavado. En torno a los 7€.

Lima electrónica para durezas

Me gustan mucho los productos de Dr. Scholl así que esta es la que tengo yo. Entre que te piensas y no ir a hacerte la pedicura, es fenomenal para mantener los pies a raya en casa. Con un aceite después de cada uso para hidratar los talones será suficiente. Tiene un precio aproximado de 27€.

Tinte y permanente de pestañas

Salvo que tengas las pestañas claras y entonces sí que se nota ya solo con que te las tiñas, si las tienes oscuras, como yo, deberás hacer los dos tratamientos para que realmente se vea el efecto. Es como si te hubieses puesto rimmel y te las hubieses rizado y dura un par de meses. El precio ronda los 30€ y es una buenísima solución para no perder el tiempo por las maquillándote ni desmaquillándote.

Exfoliante para usar dentro de la ducha

Este truco me encanta. Lo conocí en el sitio donde me depilaba cuando vivía en Madrid. ¿Un buen exfoliante para la piel? El café. Y encima, barato. ¿Cómo se usa? Pues en vez de tirar el café usado que queda en el depósito de la cafetera italiana (o en el filtro de las americanas) lo dejas secar al aire bien extendido y cuando esté seco lo pones en un frasquito que llenas con el gel que más te guste (por ejemplo de vainilla o de lavanda, si lo quieres con olor) hasta que hagas una pasta… ¡y ya está listo tu exfoliante para usar en la ducha! Además, como la cafeína es buena para luchar contra la celulitis, tiene doble función.

Crema hidratante para usar en la ducha

Reconozco que me da una pereza horrorosa  (y frío) salir de la ducha y ponerme a echarme cremas, así que me parece ideal, por ejemplo, el “Body milk bajo la ducha” que tiene Nivea y que te puedes echar al final, dejar reposar y luego aclarar. Sustituye a la crema hidratante tradicional y encima no te deja la piel pegajosa por lo que puedes vestirte nada más secarte. Aproximadamente 4€.

Crema B&B

Este me parece un gran descubrimiento para las que no les gusta maquillarse mucho, como a mí, pero que debemos echar mano de algo que nos ponga buena cara en un solo gesto. Para eso, las cremas  B&B son perfectas. Iluminan la piel, dan un buen tono, y mejoran mucho el aspecto. Además, las hay con protección solar. Si luego te das un par de brochazos de colorete, el acabado será estupendo y no te hace falta ponerte nada más. Las hay en cualquier supermercado y las hay desde 7€.

Ampollas flash

Yo suelo usarlas en ocasiones especiales. En mis “años de juventud”, por ejemplo, cuando había trasnochado. Ahora, cuando he dormido poco, muy poco, y necesito tener una buena cara. No obstante, con la llegada de las B&B las tengo más apartadas y las dejo solo para cuando tengo una boda, una fiesta o alguna ocasión muy especial. Sobre 2,50€ la ampolla.

Show More

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 + dieciseis =

Close